Mié. Ago 10th, 2022

Salimos de la calle Góngora a las 7 de la mañana ya que la duración del viaje era de 2:30h.

Después de una parada para desayunar, que se prolongó más de la cuenta debido a la lentitud del servicio, llegamos directamente a la Real Escuela Ecuestre de Jerez para ver el espectáculo “Así bailan los caballos andaluces”. Espléndido espectáculo de 1:30h donde quedamos sorprendidos y maravillados por la habilidad y la disciplina de esos espectaculares caballos y jinetes. Fue sin duda alguna, bajo mi punto de vista, lo mejor del viaje.

A continuación, nos dirigimos al albergue de Jerez donde nos esperaban los guías para realizar el registro, y almorzar. Después de un merecido descanso, debido al madrugón, iniciamos la visita a Jerez recorriendo el centro histórico.

El viernes: visita guiada  a la bodega de González Byass. Una visita a las bodegas Tío Pepe es un viaje en el tiempo. Descubrimos el origen del vino de Jerez, desde el siglo XIX a la actualidad, y disfrutamos de un extraordinario conjunto monumental único en el mundo ubicado en pleno centro de la ciudad de Jerez, con Jerez convertida en la capital mundial del vino y un joven Manuel Mª González Ángel poniendo la primera piedra de lo que hoy son las Bodegas Tío Pepe.

La guía de la bodega nos explicó la elaboración de los vinos tradicionales de Jerez con la uva palomino fino y por el sistema de criaderas y solera.

La segunda parte de la visita fue un recorrido por la popular Bodega la Concha, la Bodega de los Apóstoles, el Laboratorio del Fundador, la Bodega de los Reyes y, además, descubrimos al pequeño animal que le encanta el vino dulce de Jerez, el famoso ratón que se subía por una escalerita a una copa para beber el vino dulce.

Por último, pusimos el broche de oro a nuestra visita guiada con dos copas de vino, acompañadas de piquitos y cacahuetes, pasando después por la tienda de la bodega.

Luego volvimos a callejear por Jerez, visitando sus concurridas plazas e iglesias, la escultura dedicada a la artista Lola Flores. Aquí echamos de menos entrar en la iglesia de San Miguel, joya del barroco.

Por la tarde visitamos Cádiz, conocida como la tacita de plata y según dicen la ciudad más antigua de España.

Esta visita a Cádiz no se pudo realizar en catamarán, como estaba previsto, por una avería técnica. Llegamos a Cádiz en autobús y los monitores del albergue nos llevaron al barrio de la Viña, llegando a la playa de la Caleta y a la catedral de Santa María del Mar. Aquí hay que señalar que el recorrido por Cádiz no fue el más acertado ya que no recorrimos las calles emblemáticas ni los principales monumentos. Eso sí, probamos los churritos típicos de Cádiz en la plaza de las Flores y vimos el teatro Falla donde se celebran los carnavales de Cádiz.

Creo que la ciudad de Cádiz merece una visita más prolongada, y realizada por guías profesionales que nos hagan apreciar y valorar esta bonita ciudad.

Sábado: Visita a Sanlúcar de Barrameda.

Dimos un paseo por el paseo de Bajo de Guía hasta la escultura de la virgen del Rocio. Seguimos por el recinto ferial, ya que era feria, y terminamos en la afamada plaza del Cabildo donde tuvimos tiempo libre para degustar las tortillitas de camarones, los langostinos de Sanlúcar y poder comprar las tortas de la confitería la Rondeña. También pudimos ver el ayuntamiento, la basílica de la Caridad, el barrio alto, subir al castillo, pasando por el mercado de abastos.

A continuación, volvimos a almorzar al albergue para después emprender el viaje de regreso a Málaga.

Mari Paz Martínez Paradinas.

 

 

40 Visitas

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.